Graduaciones en Jose Luis Cuevas

Minimo 150 invitados , maximo 300.


Mapa

Reseña:

Sin duda el centro histórico de la Ciudad de México es uno de los más bellos no solo del país, sino también del continente.

El inmueble alberga en sus primeros tiempos el Convento de Santa Ines, que es ordenado costruir por el hacendado y Marqués de la Cadena, Diego de Caballero y su esposa Inés de Velasco, quienes expresaron su voluntad de crear un monasterio en sus propias tierras, asumiendo la manutención de 33 religiosas, una por cada año Cristo en la tierra llegando las fundadoras en el año de 1600. El convento sufre daños en 1624 como debido a las Leyes de Reforma del convento fue desamortizado cerrando así sus puertas para el culto religioso. Las monjas fueron trasladadas, primero a Santa Teresa La Antigua, posteriormente, a Santa Catalina de Siena. La iglesia y el convento fueron separados, el área del claustro del convento vendida a particulares, debido a la nacionalización de los bienes eclesiásticos de la época. Ocupado por una vecindad y bodega de telas. El convento y la iglesia fueron declarados Monumento Nacional en 1932, pero la propiedad privada se mantuvo como viviendas hasta la década de 1980, cuando se inició el proyecto del museo.

Graduaciones en Jose Luis Cuevas

Minimo 150 invitados , maximo 300.

Mapa

 



Reseña:

Sin duda el centro histórico de la Ciudad de México es uno de los más bellos no solo del país, sino también del continente.

El inmueble alberga en sus primeros tiempos el Convento de Santa Ines, que es ordenado costruir por el hacendado y Marqués de la Cadena, Diego de Caballero y su esposa Inés de Velasco, quienes expresaron su voluntad de crear un monasterio en sus propias tierras, asumiendo la manutención de 33 religiosas, una por cada año Cristo en la tierra llegando las fundadoras en el año de 1600. El convento sufre daños en 1624 como debido a las Leyes de Reforma del convento fue desamortizado cerrando así sus puertas para el culto religioso. Las monjas fueron trasladadas, primero a Santa Teresa La Antigua, posteriormente, a Santa Catalina de Siena. La iglesia y el convento fueron separados, el área del claustro del convento vendida a particulares, debido a la nacionalización de los bienes eclesiásticos de la época. Ocupado por una vecindad y bodega de telas. El convento y la iglesia fueron declarados Monumento Nacional en 1932, pero la propiedad privada se mantuvo como viviendas hasta la década de 1980, cuando se inició el proyecto del museo.